LA EMPRESA FAMILIAR…POCAS IDEAS, PERO CLARAS

¡HOLA  AMIGOS!

En los últimos años no hay tertulia oficial o amistosa, en la que no salgan a debate temas como “cambio de modelo productivo”, necesidad de “reformas estructurales”, “cambio del modelo de relaciones laborales” y ….otros muchos temas similares.

¿Llegarán nuestros representantes políticos y sociales a algún tipo de acuerdos? Ni siquiera sabemos si se producirán o  el grado de acuerdo al que puedan llegar.. En tanto se llegan a acuerdos sobre la oportunidad o no de algunos de estos cambios y sobre el modo operacional de su puesta en marcha, creo que hay  reflexiones que seguramente os planteáis quienes estáis al pie del cañón en las Empresas Familiares :

….¿.En el supuesto de que se cambien algunos de estos modelos, cuánto tiempo   creemos  que tardarán en estar operativos? Y mientras tanto, qué hacemos?

….. ¿ Estaría nuestra empresa lista para acometer un plan de relanzamiento y crecimiento? O sólo esperamos que el nuevo modelo lo solucione?

…. ¿A pesar de las turbulencias económicas, seguimos confiando en nuestro Proyecto Empresarial?

Más o menos, este ejercicio de preguntas y respuestas han marcado el camino recorrido durante tiempo por Empresas Familiares consolidadas y consistentes y cuya aportación a la salida de las diferentes crisis ha sido, y seguirá siendo, muy importante

El éxito de la Empresa Familiar se ha fundamentado en los Proyectos de Crecimiento a largo plazo, en la cercanía con  el Cliente, en el cuidado y gestión de las personas, en el esfuerzo y la confianza, en la gestión de la deuda, en el rechazo de la especulación.

Es verdad que se producen cierres pero, no obstante , los datos son concluyentes. El peso del empresariado familiar en España es >  85% , >  57% del VAB y > 67% del empleo privado.( datos del Instituto de la Empresa Familiar) y la mitad de las 50 Empresas más grandes de España son de origen y cultura Familiar.

¡Para quienes habéis vivido en la cultura emprendedora del esfuerzo , qué chocante debe haber sido encontraros cómo  la especulación financiera  y ejecutivos “agresivos” cortoplacistas ( ¡y empresarios advenedizos! ) casi han conseguido cuestionar la cultura del crecimiento largo plazo!

¿Cambiamos el modelo o recuperamos los valores del que tenemos, mejorando sus prestaciones? Tengo la impresión de que los valores siguen intactos , como lo expresa en sus conclusiones el estudio “ La Empresa Familiar en España en 2015 “ ( IEF)

…… “Reivindicamos con orgullo la figura del empresario honesto y creador de riqueza, que asume riesgos, comprometido con España, con el progreso bien entendido y con las nuevas generaciones”

No creéis que, precisamente ahora, es el momento de reorientar la antena a vuestra Cultura Empresarial ( Principios Estratégicos) e incorporar modelos de gestión orientados al  medio y largo plazo (Plan Estratégico)?

¿Una vez más, pensaréis?

El espíritu  emprendedor  tiene un largo recorrido, y es capaz de reinventarse frente a los nuevos acontecimientos sean externos ( crisis financiera y de mercados), sean internos ( cambio generacional, procesos de toma de decisiones, gestión de recursos financieros y humanos, gestión organizativa…). Quizá sea necesario gestionarlo de forma eficiente y eficaz.

RECUPEREMOS EL PROTAGONISMO DE LA CULTURA EMPRESARIAL

“Cuando hace años nos embarcamos en  nuestro proyecto, no pensamos que era para un poco tiempo. Esto es una carrera de fondo, cuya meta final siempre está lejos, pero siempre ha sido nuestro referente, por encima de las dificultades internas y los obstáculos externos, para poder seguir creciendo ”, me comentaba el fundador de un Grupo Empresarial Familiar.

Qué ha hecho este Empresario y otras muchas Empresas Familiares que siguen en la brecha, que no hayan hecho otras?

1.- Han mantenido los Principios y Valores diferenciadores de  los que partieron cuando crearon la Empresa.

  • Proyecto orientado al largo plazo, con sentido de permanencia, como un legado de consolidación y crecimiento permanente
  • Plan estratégico de crecimiento basado en el largo recorrido, en los que el cuidado del Cliente y la tesorería son un seguro de futuro.
  • Fuerte liderazgo evolucionado progresivamente desde una aproximación personalista a otra más profesionalizada, y estructurada
  • Sentido de pertenencia y cohesión muy fuerte de cuanto se sienten partícipes de un proyecto.
  • Confianza plena en su proyecto, a pesar de las turbulencias cíclicas, transmitida a quienes trabajan con ellos

2.- Su ADN empresarial , aderezado con la experiencia adquirida, les ha permitido diferenciar entre la crisis de Gestión, la crisis de  Resultados y la crisis de Principios Estratégicos..

Y han sabido vigilar muy bien los Principios Estratégicos. No han esperado a la crisis de resultados y liquidez., aunque han convivido en la situación convulsa y de crisis.

La sabiduría popular tiene expresiones especiales para valorar situaciones actuales :

“¡Quién lo iba a decir… con lo bien que les estaba yendo…! Y de la noche a la mañana..!” “ ¡No, si esto ya se esperaba!”

¿Es crisis de  Resultados, de Gestión  o de Principios? Quizá si el entorno actual no hubiera sido tan virulento, el resultado no hubiera sido tan dramático. Pero ello no quiere decir que no hubiera una próxima vez.

Por qué trasferir toda la responsabilidad de los resultados a la situación de crisis externa, cuando quizá también hay una crisis interna de Gestión y de Principios?

3.- Han sabido “leer la carrera” para que sus ventajas no acaben en riesgos, han fundamentado el  Management de su Proyecto  en tres ideas fundamentales  : saber “hacer crisis” cuando es necesario, saber anticipar la renovación de las personas y el cambio generacional, y gestionar eficazmente un Plan Estratégico coherente con los Principios.

¡PERO GESTIONEMOS DE FORMA DIFERENTE!

¡  Cuántas veces escuchamos de un conductor que la causa del accidente se ha debido a las condiciones climatológicas, orografía del terreno, circunstancias del tráfico… o simplemente a un comportamiento “raro” del vehículo !

No vamos a poner en duda situaciones en las que así ocurra, pero…¿ Qué decimos de quien pilota el coche? ¿Lo veíamos tan fácil que no nos hemos percatado de la dificultad, o quizá hemos perdido habilidad para conducir en situaciones extremas?

Sea cual sea la razón, es el momento de  recuperar y mejorar nuestros hábitos de conducir  y buscar alternativas para seguir pilotando nuestra Empresa.

  • Gestionar nuestro potencial de Puede parecer paradójico, pero podemos llegar a una pérdida progresiva de potencial empresarial, cuando queremos crecer rápidamente con  los recursos y la organización actual.. Necesitamos un Plan riguroso a medio y largo plazo coherente y cuantificado.
  • Orientar los Recursos a actividades que generen Valor añadido y potencial de Crecimiento. La cultura de la “abundancia” nos ha hecho olvidar la importancia de la gestión del gasto y la aversión a la deuda, y nos ha llevado a un exceso de apalancamiento por la falta de liquidez.
  • Agilizar el proceso de Toma de Decisiones. La exigencia cortoplacista del día a día, las organizaciones pesadas por razones familiares y la “moda” por copiar modelos de otras organizaciones nos han llevado a perder el espíritu del emprendedor : rapidez en las decisiones, aun a riesgo de equivocarse.
  • Anticipar el Cambio Generacional. Podemos decir que hay cuatro riesgos importantes a gestionar : la dificultad de mantenerse más allá de la tercera generación, el miedo a plantear un plan específico de sucesión, la resistencia del fundador a dicho plan y la fácil solución a la búsqueda exterior como primera alternativa.

Es fundamental definir, implantar y desplegar un Plan de Sucesión del que puedan formar parte familia y Empresa, pero sin interferencias en la gestión.

  • Integrar en el Proyecto a las Personas. Es posible que tengamos un Plan Estratégico coherente y bien definido y jugadores de mucho talento y potencial en nuestra plantilla. ¡Todo muy bien…, pero hay que ejecutarlo. No lo podemos hacer, si no conseguimos que el jugador ponga todo su potencial a disposición.

POCAS IDEAS, PERO CLARAS

Parafraseando a Joseph E. Stiglitz ( Nobel de Economía hace algunos años) cuando dice queel crecimiento no es un simple aumento del PIB”, creo que un Proyecto de Crecimiento Empresarial se sustenta ( Consistencia) en unos Principios Estratégicos que le dan sentido de permanencia, en un Plan Estratégico que nos marca el camino al Valor esperado y en un Liderazgo o Management que pilota y gestiona todos los ingredientes del Proyecto

En esta carrera de fondo, me temo que las Empresas así posicionadas suelen crecer, incluso en Cifra de Negocios y Rentabilidad 

¡HASTA PRONTO!

Estamos convencidos que  las oportunidades son para los líderes que sepan convertir el Management de su empresa en cashflow.

Con este ánimo trabajamos en RECHER . Queremos acompañar y hacer avanzar a las Empresas que tienen sus inquietudes, ideas, proyectos…pero necesitan “desde fuera” un soporte que interprete su potencial.

Seguiremos escribiendo nuestras  reflexiones sobre el CRECIMIENTO EMPRESARIAL, a las que podréis acceder desde  www.recher.es.  Si queréis recibirla en vuestro correo, podéis dejar vuestra dirección en la propia página web.

Hasta pronto.

Santiago Castellanos.
Socio Consultor
santiago.castellanos@recher.es